lunes, 23 de febrero de 2015

Garbanzos con gambas

¡Échame un cable! Nº 17
El primer día de clase del curso de cocina la profesora nos preguntó qué hacíamos de platos rápidos los días de mercado.

Y es que los que vivimos en pueblos pequeños o ciudades pequeñas sabemos que un día a la semana tenemos día de mercado. Antes en los pueblos no había tanta oferta de alimentación y otras cosas, entonces había y sigue habiendo un día a la semana que hay mercado, vienen paradas de comestibles, principalmente frutas y verdura, pero también ropa, calzado, etc.
A pesar de tener hoy en día una oferta variada en las tiendas del pueblo la gente sigue yendo al mercado semanal, pues en ocasiones encuentra cosas más baratas y además es un motivo de encuentro con la gente que a lo mejor, a lo largo de la semana, no se ha visto.
Por eso hacía esa pregunta, pues muchas veces se va al mercado y comprando o hablando se te va la mañana, llegas a casa y no tienes nada preparado para comer y es tarde para empezar a cocinar algo largo. Entonces nos dió esta propuesta que hoy les presento y que dirán ustedes que vaya tontería, pero el resultado es muy bueno y un pote de garbanzos siempre tienes por casa, quizás no tengas las gambas congeladas, pero con esta receta las tendrás preparadas por si acaso.
Dado que es una receta para emergencias ya no hablamos de cocer los garbanzos, quizás hasta en el mercado haya una parada de legumbres cocidas.
La profe dice que no lo hace, pero yo sí, paso por agua el contenido del bote de garbanzos, más que nada por qué piensas como los habrán cocido, con bicarbonato o con sosa como dicen algunos que para acelerar la cocción.
Si algún día ustedes se quieren cocer los garbanzos, tres consejos: no hace falta ponerlos en remojo, échenlos cuando el agua esté caliente, solo usen el bicarbonato si ven que después de un rato de cocer siguen duros, el bicarbonato hace que se deshaga la piel.
Les pongo el picante como opcional, no puse por mi mujer, pero no quedaría mal.
Nada más, receta tonta, pero buen resultado. Añadan un poco de tomate frito y miel sobre hojuelas.
Vigilen su alimentación, coman variado, pero equilibrado.

domingo, 22 de febrero de 2015

Alitas de pollo en escabeche



Hoy una receta vista en un sitio y que es de aquellas recetas que ves y te dices: Esta la tengo que hacer.
Ha tardado, pero aquí está. Se trata de una receta hecha por Martín Berasategui en el programa “Robin Food atracón a mano armada” de David de Jorge, dos titanes que han hecho de la cocina un espectáculo con recetas maravillosas. Antes lo seguía bastante por Internet cuando lo hacían desde la televisión vasca, ahora no lo sigo tanto pues encuentro que en Telecinco se ha vuelto más show que cocina, aunque sigue con buenas recetas, muchas veces repetidas de la etapa anterior.
El escabeche es una de las técnicas de conservación más antiguas, se basa en la utilización del vinagre como elemento conservante. Pero siempre había oído y comido escabeche de pescados: sardinas, atún, mejillones, etc., nunca había comido escabeches de carne aunque si conocía las perdices o codornices escabechadas. Pues basándose en esa premisa ¿Porqué no hacer un escabeche de pollo? Y así pergeñaron esta receta esos dos titanes. Según Berasategui la mejor parte de pollo para escabechar son las alas y de estas la parte media, es decir, la pieza de los dos huesitos equivalente a nuestro antebrazo. Hoy en día no es difícil conseguir estas partes sueltas sin necesidad de comprarlas enteras y no saber qué hacer con el resto.
Es una receta sencilla, de fácil elaboración una vez picado todos los ingredientes, que es la parte con más trabajo de la elaboración. El resultado exquisito, un sabor muy bueno y nada agrio, pues como verán la cantidad de vinagre no es mucha. Ni ellos ni yo hemos puesto ningún picante, pero creo que un poquito de picante no le iría mal del todo, quizás un toque de pimiento de Ezpelete o algo así, sin pasarse.
Como todos los escabeches y muchos guisados, es mejor comerlo al día siguiente y deben comerse a temperatura ambiente o tibias, nunca recién sacadas de la nevera. Otra recomendación importante: cuando frían las alitas para dorarlas no las salen, se deben salar luego.
Vigilen su alimentación, coman variado, pero equilibrado.

lunes, 16 de febrero de 2015

Cordero con albaricoques secos



Para empezar una confesión: el plato de hoy no lo he cocinado yo, he hecho por primera vez trampa, pero antes de castigarme déjenme explicarles.
Cada día del curso de cocina la profesora, María Rosa , cocina un plato de una de las recetas que nos entrega. Mientras cocina ese plato nos va explicando trucos, experiencias y más recetas. Como en el curso somos unas 17 personas no puede cocinar el plato para que todos podamos probar un trozo o llevarlo a casa. Por eso utiliza el sistema de hacer un sorteo entre los asistentes y el agraciado se lleva el plato cocinado entero.
Esta vez me tocó a mí y para no repetirlo he puesto la receta con la foto del plato que no hice. Total una pequeña trampa, la primera y la última, pues yo ya no vuelvo a entrar el sorteo para que así no se diese el caso de haber un suertudo que se lo llevara varias veces.
Es una receta que, nuevamente, utiliza fruta, en esta ocasión fruta seca. Son orejones, que como saben es el albaricoque deshuesado y secado. También se encuentran de melocotón, pero no son tan buenos.
La fruta da un sabor diferente, un poco de dulzor y desgrasa un poco el plato. Como pueden ver la profesora utiliza muchas veces fruta, natural o seca, en sus platos, pero también hace otras recetas que no llevan.
Les recomiendo la receta, está muy buen, es de fácil preparación y no requiere muchos ingredientes. En cuanto a estos vemos que lleva curry, pero muy poco, casi no se nota en el resultado final. La cantidad de orejones es estimada, pueden poner más o menos y el añadido final del coñac también se puede obviar. Utilicen cordero de buena  calidad. Puede ser paletilla o pierna.
Vigilen su alimentación, coman variado, pero equilibrado.

sábado, 7 de febrero de 2015

Filetes de pavo con salsa de mandarinas y dátiles



Hoy otra receta del curso de cocina, como verán también lleva fruta, esta vez se trata de mandarinas y dátiles.
Se trata de una combinación de dulce y salado, que aunque paradójica, obtiene un resultado sorprendente. La receta original es la que les presento, pero el pavo se puede sustituir por pollo o incluso por filetes finos de ternera o cerdo. Sin embargo el sabor menos pronunciado de la carne de ave no sobresale en  el sabor final.
Como la receta original de la profesora he utilizado mandarinas clementinas, pueden usar otra variedad, pero que sean firmes y jugosas. Los dátiles no deben ser demasiado dulces, tengan en cuenta que muchas veces nos venden dátiles que han estado en solución de glucosa y así aumentan su dulzura artificialmente. El hecho de utilizar sin hueso es para facilitar el comer el plato sin dificultad, por eso sino encuentran dátiles sin hueso entreténganse en deshuesarlo, sus comensales se lo agradecerán. Si pueden utilizar hojas frescas de salvia mejor, sino recurran a  las secas y molidas. Si no tienen caldo de pollo pueden recurrir al de brick y en último caso agua y una pastilla de caldo.
Les recomiendo que lo prueben, olvídense de sabores tradicionales y den este salto a la mezcla de sabores de este plato, la carne, las frutas y la salsa hacen un conjunto que no les defraudará.
Espero seguir  ofreciéndoles recetas del curso anterior y del actual, aparte de trucos y consejos nos está descubriendo recetas originales y buenas.
Vigilen su alimentación, coman variado, pero equilibrado.

martes, 3 de febrero de 2015

Bacalao con sanfaina



Repasando la marabunta de recetas que tengo y que he ido recopilando de internet, de revistas, de libros y que se yo de donde más, me encontré la libreta donde tengo las recetas que fui recopilando de mi madre.
Son las primeras que empecé a recoger porqué eran las más próximas a mi experiencia de comilón. Todas ellas recogen muchos platos típicos de un ama de casa y recogen recetas que ella aprendió de su madre, mi abuela, de amigas que le iban explicando y de la tradición culinaria de la ciudad y de la región.
Muchas de ellas son recetas muy sencillas como la mayoría que hemos conocido todos nosotros, a menos que alguien tuviera una madre cocinera profesional. Algunas tan sencillas que a veces me ha dado hasta vergüenza ponerlas en el blog de simples que eran, como los garbanzos con tomate, pero esa era la cocina de todos los días en aquella época en que no existía la tecnococina o la cocina molecular. Era comida simple hecha para alimentar y llenar los estómagos. Son todas esas recetas que aparecen con la etiqueta de comida casera.
De ese repaso comprobé que, a pesar del tiempo transcurrido, aún no había hecho todas y he decidido recuperarlas y acabar el libro, no quedan muchas, quizás las más simples en su mayoría, pero no dejan de ser buenas recetas.
Así pues hoy va una de sencilla y que además es bastante típica de Cataluña, se trata del bacalao con sanfaina, plato equilibrado de verduras y proteínas.
La sanfaina es típica no solo de Cataluña sino también de otras regiones. Es muy similar al pisto, solo que este último no lleva tomate, pero el resto es básicamente igual.
No existe una receta normalizada de la sanfaina ni del pisto, pues son esos platos tradicionales que cuentan con casi tantas recetas como amas de casa.
Pocas explicaciones más que ya son muchas, solo que escojan, como siempre, buenos elementos y dediquen un poco de tiempo y paciencia a su elaboración.
Vigilen su alimentación, coman equilibrado y no se salten comidas.
http://buenmenu2.blogspot.com.es/2013/04/garbanzos-con-tomate.html

INGREDIENTES:
Para 4 personas
- 8 trozos de bacalao desalado medianos
- Aceite de oliva para freír, harina
Para la sanfaina:
- 1 calabacín
- 1 berenjena
- 1 cebolla
- 1 pimiento verde
- 2 tomates
- Sal Costa
- Pimienta, aceite de oliva virgen extra

Rodaballo al horno 4ª ANIVERSARIO

Hoy es el 4º aniversario de este blog que lleva una temporada bastante descuidado, siempre me digo de cuidarlo más, pero la vida a ve...