miércoles, 31 de diciembre de 2014

¡FELIZ AÑO NUEVO!

Una inoportuna gripe me ha tenido y me tiene inactivo.
Por eso no he publicado ninguna receta estos dias y por tanto no podré cumplir el propósitoque me había hecho de hacer 100 recetas nuevas este año, han faltado muy poco.
El año que viene espero completar esas 100 recetas y hacer, al menos, 150 más.
Para aquellos que me siguen y para los que no también, les deseo un 2015 lleno de prosperidad y grandes logros en la cocina.
Les dejo una felicitación y uno de los nuevos logos del blog

martes, 16 de diciembre de 2014

Far bretón



Con esta receta de hoy completamos el trío de tarta-flans típicas de Francia.
Se llaman así porque son como un flan al que se le añade harina.
El trío está compuesto por dos que ya hemos publicado, la Flonyarda y elCafloutis, y el que publicamos hoy, el Far Bretón.
Como su nombre indica es un postre típico de la región de la Bretaña francesa y es poco conocido por aquí.
El Far original no lleva ninguna fruta, pero con posterioridad se ha ido haciendo más frecuente la adición de ciruelas pasas. Tanto es así que hoy en día todas las recetas de Far bretón que se pueden encontrar en la red llevan esa fruta.
Al igual que los otros dos su nombre ya indica que lleva, así la Flonyarda siempre lleva manzana y el Cafloutis siempre lleva cerezas. Por eso es un oxímoron el decir Flonyarda de manzana o Cafloutis de cerezas. O por poner otro ejemplo la Tarta Tatin siempre será de manzanas.
Lo cual no quita que se puedan elaborar de otras frutas, por ejemplo encontramos Flonyarda de peras, Cafloutis de ciruelas y Tatin de melocotón, plátano u otras frutas. Igualmente nuestro Far se podría hacer de orejones (Albaricoques secos) o de uvas pasas.
Es una receta de fácil elaboración, la única complicación es que al llevar mucha leche se dificulta la cocción y suele requerir mucho tiempo de horno. El mío estuvo un poco más de una hora y por eso tiene ese aspecto tan tostado de la foto, como siempre la forma de saberlo es con cuchillo con el cual pinchamos y si sale seco ya está, por lo tanto es cuestión de ir vigilando cuando ya llevamos unos 45 minutos.
Para preparar esta receta me he basado en dos que encontré por la red, una de la web Nutrición y recetas y la otra en el blog de María Lunarillos. Ambas recetas pese a llevar casi los mismos ingredientes varían bastante en cuanto a cantidades. La de Nutrición y Recetas utiliza té para mojar las ciruelas pasas y después añade el ron. En cambio en la otra las remoja directamente en ron que luego añade a la masa. También difieren mucho en la cantidad de leche, desde medio litro a un litro. También se diferencian en la cantidad de harina, de huevos y de ciruelas pasas. En vez de extracto podemos usar una vaina de vaina que abriremos por la mitas y rasparemos para utilizar las semillas.
Así que sabiamente hice una mezcla de ambas y no salió mal el invento. El resultado fue satisfactorio por lo que se los recomiendo. Espero que les guste, vale la pena y para acabar: vigilen su alimentación.
Vista del interior

martes, 2 de diciembre de 2014

Pies de cerdo en salsa con gírgoles



La receta de hoy probablemente no contará con muchos adeptos, pues es una de aquellas partes del cerdo que no agradan a la gente ya que les da un poco de manía.
Sin embargo la cocina de los despojos y de la casquería es muy abundante en la tradición española. A ella pertenecen platos muy conocidos como los riñones al jerez, los callos y otras, para algunos, supuestas delicias.
Como muchas cosas es cuestión de pareceres, somos reacios a comer algunas cosas porque nos parecen asquerosas y a lo mejor en otras culturas son manjares. Podríamos poner muchos ejemplos como los caracoles que aquí se consumen mucho y en otros países les parecen asquerosos mientras que a cambio se comen insectos fritos.
Reconozco que yo también soy maniático en ese aspecto, me como los callos, los pies de cerdo, el hígado o los riñones, pero soy incapaz de comer sangre frita o intestinos de cualquier tipo. Recuerdo una vez que fui a Madrid, donde son típicos, y me aloje en casa de un buen amigo, cuando llego allí me veo que debajo de su piso había una tienda de “entresijos y gallinejas”, algo totalmente desconocido para mí en aquellos tiempos.
La cuestión es que el plato de hoy es bastante tradicional, aquí en Cataluña se consume bastante y, en plan festivo, es conocido como pies de ministro.
La receta está sacada de muchos sitios y esta versión con gírgoles la vi en una receta del restaurante “Can Travi Nou” de Barcelona.
Las gírgoles (Pleurotua ostreatus) es una seta bastante abundante y que se conoce en castellano como seta de cardo, seta de ostra o más frecuentemente seta de cultivo, esta última denominación es debido a que como el champiñón suele cultivarse artificialmente a partir de sus esporas. Poco hay que decir de la receta, es muy sencilla y el mayor trabajo está en hervir los pies de cerdo, pero con la olla rápida en media hora los tenemos hechos.
Tenía otra receta de factura muy igual, pero en vez de setas llevaba nabos de la Cerdaña. Son unos nabos pequeños de piel marrón obscura o negra y de un gusto muy bueno, pero por aquí difíciles de conseguir.
La receta se puede hacer con otros tipos de setas o si quieren sin ningún añadido. En cuanto al picante aunque en la receta pongo guindilla, yo puse medio pimiento jalapeño fresco de cosecha propia. Como en otras recetas pueden poner lo que quieran o no poner nada, pero un punto de picante les va muy bien.
Una última disquisición, encontrarán esta receta en otros sitios como manos de cerdo, pues existe diatriba en cuanto a cómo llamarlos si manos o pies. Según algunos manos son las delanteras y pies son los traseros. También dicen que son mejores las manos que los pies, vaya usted a saber.
Nada más, a aquellos que les gusten estas cosas que lo disfruten siempre vigilando su alimentación.

Rodaballo al horno 4ª ANIVERSARIO

Hoy es el 4º aniversario de este blog que lleva una temporada bastante descuidado, siempre me digo de cuidarlo más, pero la vida a ve...