miércoles, 19 de noviembre de 2014

Judías verdes en sofrito de tomate

¡ Échame un cable! Nº 16


Muchas veces decimos que lo más sencillo acostumbra a ser bueno y realmente es así, cuantas veces no hemos hecho una receta muy sencilla y hemos obtenido un buen resultado.
La de hoy es una receta sencilla, quizás la segunda receta más sencilla que he puesto después de aquella de garbanzos con tomate. Es tan sencilla que a pesar de haberla hecho muchas veces, pues mi madre ya la hacía, no se me había ocurrido ponerla. Pero el otro día en unas hojas insertas en la revista Semana y con recetas de Arguiñano salía.
Muchas veces Arguiñano hace recetas muy simples, las adorna un poco para hacerlas diferentes y ya está. La receta es básicamente como la hacía mi madre, solo varía en la adición de ajos y las laminas de jamón serrano de adorno.
Poca cosa hay que añadir explicando esta receta pues de puro fácil no admite muchos comentarios. El único que quiero hacer es que tengan cuidado al hacer el jamón al horno y no se les quede tostadísimo como me pasó con las primeras lonchas que hice, se trata solo de secarlas y que queden ligeramente crujientes.
En la foto han quedado de un color un poco raro, pero es cuestión de foto y no he podido arreglarlo.
Así pues les dejo con la receta y como dice Arguiñano vigilen su alimentación que por la boca entra la salud y la enfermedad.

viernes, 14 de noviembre de 2014

2 Aperitivos 2 Chorizo a la sidra y queso brie frito



Estoy preparando una comida para unos amigos, una comida de aquellas con enjundia y estoy comenzando a preparar los platos para que el día que tenga que volver a hacerlos no me encuentre con sorpresas.
Quiero empezar con un ligero vermú de bienvenida aprovechando que tengo un vermut muy bueno y poco conocido, es el vermú de Casa Mariol. Una bodega de toda la vida que vendía vinos y vermú a granel y que ahora lo embotella y vende en su tienda de Barcelona y online. Es muy bueno, elaborado con vino de uva macabeo y el surtido de hierbas secretas de todo fabricante de vermú. Es el típico vermú que íbamos a comprar a la tienda o que tomábamos en los bares, el vermú de la casa.

Para acompañar este aperitivo he realizado estos dos aperitivos, uno clásico de toda la vida: los chorizos a la sidra y el otro más moderno: el queso brie empanado y frito.
Del primero solo decir que nada más lleva dos ingredientes, chorizos y sidra. Por eso hay que utilizar buenos materiales. Yo utilice chorizos frescos de esos para barbacoa y aunque en la foto se ven enteros, los serviré cortaditos a rodajas, como en la foto de la ración. La otra opción es comprar esos chorizitos frescos pequeños que venden ya para aperitivos. La sidra debe ser natural, no la que lleva gas ni la champanizada. No confundir con los chorizos a la diabla que se hace el chorizo con alcohol.
La otra receta es también muy sencilla y también requiere que utilicemos un buen queso brie, no tiene que estar muy maduro pues se desharía mucho al freír. También se puede utilizar camembert u otro queso similar. Aunque con el camembert tengo que hacer una receta al horno de Martín Berasategui y que realizó en el programa de Robin Food hace algún tiempo. El secreto de este plato está en conseguir que al momento de freír no se nos deshaga el queso, por eso yo recomiendo que una vez rebozado se meta en el congelador un tiempo y así quede más firme.
La comida continuará con un entrante muy bueno y un segundo de carne acompañada de un gratin dauphinois y de postre una panacotta con caramelo de fruta de la pasión. Un festín por todo lo alto que iremos viendo en próximas entradas. Hasta entonces cuídense y por favor: Vigilen su alimentación.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Marmitako de atún



Hoy una receta que hace tiempo que quería hacer, el marmitako. Un guisote que de solo pronunciarlo se te llena la boca, ideal para estos primeros fríos que no han llegado de improviso cuando estábamos acostumbrados al buen tiempo.
El marmitako es uno de los guisos más conocidos de la cocina vasca, parece que nace como un guiso de pescadores que se hacía en las barcas de pesca, como los suquets catalanes y otros. El nombre deriva de la palabra castellana marmita. El más conocido es el de atún, pero también se hace mucho con bonito.
Lo he hecho con atún pues no encontré bonito y el atún estaba relativamente bien de precio. Se puede usar unos tacos que venden congelados.
En la red encontrarán multitud de recetas de este plato, pues es muy popular. En mi caso he utilizado una receta de David de Jorge, más bien de su mujer. La receta salió en el último programa de la última temporada de Robin Food en la televisión vasca, después se ha pasado a Telecinco, lo que le dará mayor audiencia, pero los programas que he visto hasta la fecha son repeticiones de recetas que ya había hecho en su anterior etapa. Por cierto que Arguiñano comenzó también en la cadena vasca y al conseguir notoriedad pasó a la primera, después a diferentes cadenas y así veinte años haciendo recetas. Un monstruo.
La receta original lleva pimentón de la Vera picante y un chile fresco, como ya he explicado a mi mujer no le gusta el picante así que utilicé pimentón de la Vera dulce y no puse el chile. También en origen David de Jorge usa pimientos choriceros secos que remoja en agua y saca la pulpa. Yo he usado un bote de carne de pimiento choricero que venden ya hecha, no es difícil encontrarla, las marcas que conozco son Zubia, la mejor, y JR. Si no lo encuentran seguro que encontrarán pimientos choriceros secos o ñoras que también sirven.
También en el programa elabora el caldo que luego utiliza para el guiso, yo he tirado de brick para facilitar la confección, si se lo quieren hacer utilicen una cabeza de merluza y algún otro pescado, cebolla, zanahoria, puerro, un par de ajos, un chorro de vino blanco, preferible txacoli, y agua.
Verán que es sencillo de elaborar y en un plis plas lo tienen hecho y….
Vigilen su alimentación.

lunes, 10 de noviembre de 2014

Gratinado de corazones de alcachofa y tomates



Llevo una temporada sin publicar nada y eso no puede ser, así no llegaré a las 200 recetas que me establecí de logro para este año. Pero la verdad es que he estado muy ocupado con diferentes cosas, a ver si ya pasadas estas me dedico de pleno.
Y para continuar nuestro recetario una de sencilla que encontré en una tienda de congelados que visito para comprar y que es de una cadena, La Sirena.
La receta es muy sencilla y se puede elaborar en poco tiempo, si partimos, como yo hice, de corazones de alcachofa congelados la podremos hacer todo el año y ahorraremos bastante trabajo al no tener que pelar las alcachofas. Si hacen la receta en la época de alcachofas deberán pelarlas y dejar solo los corazones.
No requiere ingredientes especiales y si queremos la podemos “customizar” a nuestro gusto añadiendo otras especies como por ejemplo albahaca fresca o quizás salvia. Yo me he limitado a hacerla tal cual y quizás en otra ocasión introduzca cambios. También les dejo a ustedes hacerlos. Para gratinar utilicé una mezcla de cuatro quesos, pero aquí también pueden utilizar la que les apetezca.
Como hay poco más que explicar vamos al lio y no perdamos tiempo, a pesar de su sencillez da un resultado estupendo.
Solo recordarles que: Vigilen su alimentación.

Rodaballo al horno 4ª ANIVERSARIO

Hoy es el 4º aniversario de este blog que lleva una temporada bastante descuidado, siempre me digo de cuidarlo más, pero la vida a ve...