sábado, 29 de marzo de 2014

Plato combinado Nº 1



Casi todas las recetas que publico son para 4 personas, a veces para 2 o tres e incluso por ración, pero lo general es para cuatro.
Pero a la hora de cocinar la receta la hago, a veces, para dos personas que somos los de casa. Otras veces hago más cantidad y le guardo una ración en el congelador a mi hermano. Y finalmente a veces hago las cuatro raciones y lo que sobra lo congelo, pero el congelador se me va llenando de cosas, así que he pensado en la forma de aprovechar esas sobras que muchas veces sólo dan para dos personas y he empezado a hacer platos combinados, como si fuese una cafetería.
Va bien pues tener congelados las partes y te resuelve una comida o cena informal.
En el de hoy he aprovechado unas raciones que tenía de espaguetis a la Pizzaiola y de alitas hechas al estilo Moritz. Lo he completado con unos calabacines rebozados y unos aros de cebolla. Como las recetas que tengo son para cuatro personas se trata de hacer sólo la mitad de la receta y queda la cantidad justa para repartir entre cuatro.
Para los calabacines rebozados he utilizado la típica masa Orly y los aros de cebolla los compro hechos, pues con la Orly no quedan bien y estos comprados son muy buenos. Son de la casa Eissman, sino encuentran hechos que sean de su gusto sustitúyanlos por otra cosa, alcachofas rebozadas, patatas fritas o ensalada.
Espero que les guste la idea y entonces iré creando algún plato combinado más.
Háganlo, no se arrepentirán y vigilen su alimentación.

jueves, 27 de marzo de 2014

Fajitas de pollo



Hace días compré tortillas mexicanas para hacer un plato que hace tiempo que conozco y que he hecho muchas veces para una cena rápida, se conoce como sincronizada, aunque quizás muchos lo conozcan como quesadilla, pero yo lo conocí hace tiempo así.
Lo hice, pero no he podido ponerlo en el blog porqué las fotos no salieron así que ya lo repetiré otro día.
Como me sobraron tortillas hice otra receta típica también, aunque no sé si es autentica mexicana o es de la cocina tex-mex.
Son unas fajitas de pollo a mi estilo, pues no he utilizado ninguna receta en particular sino que con la idea de las fajitas hice estas, salieron muy buenas.
Básicamente las fajitas son unas tortilla rellenas de una mezcla de verduras y carne, puede ser pollo, cerdo o ternera, y una salsa.
Las verduras a utilizar pueden ser variadas, pimiento, tomate, zanahoria y lo que te apetezca. La carne suele estar cortada en tiras o tacos pequeños. En caso de usar pollo yo prefiero utilizar las contras de muslo antes que la pechuga, pues son más jugosas.
La salsa suele ser una salsa basada en salsa de tomate con especies que pueden ser las que quieran y que, imprescindible, debe picar un poco.
Hay quién prepara la salsa y la mezcla con las verduras y quién la pone aparte, bien para que cada comensal se la añada o bien para ir mojando las fajitas en ella.
Esta salsa suele encontrarse ya prepara y hay dos marcas que son bastante buenas, Old Paso y Fiesta, ambas americanas. También podemos encontrar marcas blancas de supermercado, pero no son tan buenas. Otra opción es que venden unos sobrecitos como un sazonador para la salsa que te haces tu. Esta es la opción que utilicé yo, además va bien porqué puedes regular la cantidad y obtener el grado de picante que se quiera. Si usan esta opción vigilen, pues es bastante picante.
En fin, háganlas, no son complicadas y para una cena informal quedan muy bien.
Como siempre vigilen su alimentación.

domingo, 16 de marzo de 2014

Paella o arroz del señorito



Hoy un plato que hace tiempo que quiero hacer, pero le tenía mucho respeto y me costaba atreverme. Al final lo he hecho, un arroz tipo paella, he hecho otros arroces tipo cazuela o risottos, pero nunca me había atrevido con una paella.
Así que hoy me he decidido y he ido investigando hasta encontrar una de sencilla, otro día me atreveré con una paella, paella.
La de hoy es sencilla, su nombre hace referencia a que todos los ingredientes están pelados y cortaditos y así no hay que ensuciarse pelando gambas o abriendo mejillones para que el señorito no tenga problemas a la hora de comer. Es típica de la zona de Alicante, pero hoy en día está muy extendida.
La receta la he sacado de diferentes fuentes: Canal cocina, Mis recetas y otras. Al final he hecho un resumen y les ofrezco mi versión. No ha sido difícil y salió bastante bien, aunque se puede mejorar.
Ojo con el azafrán, el otro día vi un episodio de la serie de documentales “El mundo de las especies” y hablaban del azafrán, parece ser que más de la mitad de lo que se vende no es azafrán auténtico, usan plantas similares y el que venden en polvo parece ser que lo hacen de todo menos azafrán.
Si quieren se pueden hacer el caldo de pescado con las cabezas y pieles de las gambas y algún otro pescado, una cebolla, un tomate y una hoja de laurel, yo use del preparado que está muy bueno.
Espero que les guste y se animen, recuerden de vigilar su alimentación.

viernes, 14 de marzo de 2014

Pasta con butifarra y ceps



De tan repetido ya es sabido mi pasión por la pasta, por eso hay un blog que me encanta ya que todas sus recetas sonde pasta, se trata de “La pasta per els catalans” de Antonella Speranza, una chica italiana afincada en Cataluña y deseosa de enseñarnos a comer como Dios manda la pasta y salir de los macarrones con chorizo, que además están muy cocidos y con mucha salsa de tomate.
Gracias a ella he aprendido a hacer más recetas de pasta y a conocer diferentes tipos de la misma, por ejemplo: nosotros llamamos macarrones a lo que los italianos llaman penne (plumas), que pueden lisas o ralladas (penne rigate), llamadas plumas porqué debido a su terminación en forma de punta se asemejan a las plumas que se usaban para escribir. Los macarrones que se usan en Italia son alargados y tienen diversos nombres según su forma: rigatone, elicoidalis, ziti, tortiglioni, etc.
También he aprendido de ella el uso de la passata, que no es más que la salsa de tomate que usan. Se suele hacer de tomates enteros cocinados mucho rato y a fuego lento, obteniéndose una salsa espesa y muy gustosa.
Tanto la passata como los diferentes tipos de pasta se pueden obtener con facilidad en muchas grandes superficies. Ella recomienda la marca Garofalo y de passata la marca Mutti.
Para la receta de hoy he utilizado los elicoidali de Garofalo que encontré en Caprabo, quedaron muy bien, pero costaron de cocer. Usé la passata de Mutti que encontré en los supermercados de la cadena Bonpreu y también en Carrefur.
La butifarra es la típica de esta zona, la butifarra de payés, que está condimentada con pimienta. El día que la compré se les había acabado una que llevaba calçots, una lástima porque debería tener un sabor bueno. Si no encontrasen butifarra, pueden utilizar salchicha fresca.
Las setas son secas porque no es temporada y no hay, después de hacerlos pensé que podía haber utilizado los que vienen en bote al natural, pero es igual quedaron muy bien. Utilicé los que decía Antonella, unos ceps, que son los que se conocen en castellano como boletus.
Nada más, una receta sencilla y sabrosa, háganla y disfrutarán de un buen plato de pasta. Vigilen su alimentación.

viernes, 7 de marzo de 2014

Muslos de pollo rellenos de bacon y dátil




Hoy es el último día para el sorteo del primer aniversario, lamentablemente nadie se ha interesado. Esto me hace pensar si vale la pena seguir con este blog, según las estadísticas hay unas 300-400 personas que lo visitan cada semana, pero nadie deja un comentario y no sé si interesan o no las recetas que pongo. De todas formas yo seguiré y buscaremos formas de atraer la atención.
Últimamente estoy haciendo recetas de platos preparados que compraba ya hechos, pero me gusta interpretarlos y ver de hacerlos yo. Seguro que salen más caros como ya comenté cuando hice el salteado Thai, pero está la ilusión de hacerlo uno.
La de hoy es una receta para hacer unos muslos de pollo rellenos de bacon y dátil, los compro en la tienda de congelados a la que voy siempre y quedan muy buenos, tienen esta variedad y también rellenos de jamón y queso e incluso de gambas.
Mis preferidos son los de bacon y dátil y por eso les doy la receta de cómo los hice. No tienen gran complicación y salen muy buenos.
El mayor trabajo es desosar los muslos, pero esto se los puede hacer su carnicero de confianza. Cuando empecé el primer blog daba unos consejos para cocinar y si hoy lo repitiera añadiría que cojan confianza con su carnicero y su pescadero, les resolverán muchos problemas. Si no se lo hacen pueden comprar unos muslos que venden ya preparados para hacer a la brasa y así les será más fácil.
El enrollado y atado tiene su maña, pero cuando hayan hecho unos treinta verán que es fácil.
En la foto están acompañados de puré de patatas, pero pueden acompañarlos de patatas fritas o al horno, incluso arroz o ensalada, al gusto del cliente.
Háganlo y disfrutará de un buen plato sin grandes complicaciones y como siempre vigilen su alimentación.

miércoles, 5 de marzo de 2014

Confitura Vieux garçon. Recordatorio 1º



Tal como les prometí vamos a repetir la receta de la confitura “Vieux garçon”.
Como recordarán se trata de una confitura de frutas maceradas en licor que se come para Navidad, pero se prepara a lo largo de casi todo el año. Por tanto a lo largo del año iré recordándoles la confitura y así iremos haciéndola conjuntamente.
No es complicada de realizar, sólo requiere recordar los tiempos de cada fruta e ir añadiéndolas a nuestra confitura.
Como en casa sólo somos dos utilicé un tarro de dos litros y medio, pero sin son más o quieren regalar a los amigos lo ideal es usar un tarro más grande.
Va muy bien uno de esos tarros grandes que venden con aceitunas, que son de unos seis u ocho litros de capacidad.
Recuerden que pueden utilizar el licor que prefieran, siempre que no sea dulce. Así pues valdrán: ron blanco, vodka, orujo, etc. Pero no usen anís dulce, pues la preparación ya lleva bastante azúcar y quedaría empalagoso.
Recuerden también que el procedimiento siempre es el mismo: misma cantidad de azúcar que de fruta y que esta dependiendo de cual se trate quitaremos las semillas y trocearemos.
Como ya tenemos las fresas en el mercado vamos a comenzar con ellas.
Si siguen este blog verán que les iré recordando, periódicamente, esta receta, pero cada vez añadiremos más fruta y más azúcar.
Los ingredientes que les doy hoy son para un tarro grande, ustedes deberán adaptarlos a sus necesidades.
Comencemos y recuerden: vigilen su alimentación.

sábado, 1 de marzo de 2014

La cocina de Nicolasa



Casa Nicolasa fue, junto con El Amparo, otro de los grandes restaurantes vascos anteriores al boom de la nueva cocina vasca.
Nicolasa Pradera nació en Marquina y desde joven trabajo en la cocina en casas particulares, pero con la ilusión de crear su propio restaurante. Este sueño se cumpliría en 1912 cuando abrió sus puertas Casa Nicolasa en San Sebastián en la calle Aldamar.
En ese entonces San Sebastián era una ciudad importante, sobre todo de veraneo, donde iba la familia real y con la primera guerra mundial su cercanía con la frontera hizo que fuera un buen refugio.
El negocio prosperó mucho y era muy conocido. La cocina de Nicolasa era una cocina de enjundia y con muchas características de la cocina vasca, con influencia de la cocina francesa y sus salsas, aunque creó muchos platos.
Del restaurante se han contado muchas anécdotas, una de ellas la oí en el programa de David de Jorge y hacía referencia al “Agua de Bilbao”.
Según explicaba, unos bilbaínos fueron a San Sebastián a ver un partido del Athletic y la Real Sociedad, fueron a comer a casa Nicolasa por la fama que tenía y cuando les preguntaron por la bebida pidieron agua de Bilbao, extrañados los camareros explicaron que tenía agua de Solares y otras pero no conocían la de Bilbao. Entonces los bilbaínos muy socarrones explicaron que en Bilbao tomaban champán siempre para comer y era tan común que por eso lo llamaban agua de Bilbao. Al presentarles la nota los bilbaínos sorprendidos vieron que no les cobraban el champán, preguntaron al camarero y él para devolverles la pelota, les dijo que en San Sebastián no cobraban el agua.
Casa Nicolasa fue vendida en 1932 y Nicolasa fue a trabajar al restaurante que abrió su hija Carmen en San Sebastián y luego en otro que abrió su hija también en Madrid que se llamó Nicolasa.
Nicolasa Pradera murió en 1958.
El restaurant Casa Nicolasa continuó después de su venta en manos de María Urrestarazu hasta que falleció en 1952, luego se hizo cargo se sobrino Paco y su esposa Pepita hasta 1986 en que lo compró el chef y gran difusor de la cultura culinaria vasca Juan José Castillo quién a su jubilación lo cerró después de varios intentos de hacerlo continuar.
El libro, una recopilación de las recetas hecho por la misma Nicolasa, fue editado por Mayfe de Madrid en una edición con una pobre presentación, pero que se vendió bastante, pues por aquella época era costumbre regalar a las recién casadas dos libros, uno La cocina de Nicolasa y el otro, un misal del padre Lefevre.
En 1977 fue reeditado por la editorial Txertoa con una mejor presentación, pero, por expreso deseo de los familiares de Nicolasa, no se tocó el texto hasta 2010 en que se retocaron diversos aspectos y se aclararon un poco los textos.
En su momento José María Azkar lo consideró el mejor libro de cocina vasca.
Además el libro cuenta con un precioso prólogo de Don Gregorio Marañón.
Hay todo tipo de recetas desde muy sencillas hasta más elaboradas, a veces, están poco detalladas, tanto en los ingredientes como en la elaboración, aunque en la edición del 2010 fue retocado.
Es un texto muy interesante, pues lleva recetas muy buenas y que nos dan idea de la cocina que se hacía en la época y que muchas veces se siguen elaborando, en gran parte platos ya tradicionales.
Ya iré elaborando alguna receta que encontrarán en el blog.
Cómprenlo y disfruten de un pedazo de historia de la gastronomía vasca.

La cocina de Nicolasa
Ed. Txertoa
ISBN 9788471484956
22 Euros

Rodaballo al horno 4ª ANIVERSARIO

Hoy es el 4º aniversario de este blog que lleva una temporada bastante descuidado, siempre me digo de cuidarlo más, pero la vida a ve...