miércoles, 31 de diciembre de 2014

¡FELIZ AÑO NUEVO!

Una inoportuna gripe me ha tenido y me tiene inactivo.
Por eso no he publicado ninguna receta estos dias y por tanto no podré cumplir el propósitoque me había hecho de hacer 100 recetas nuevas este año, han faltado muy poco.
El año que viene espero completar esas 100 recetas y hacer, al menos, 150 más.
Para aquellos que me siguen y para los que no también, les deseo un 2015 lleno de prosperidad y grandes logros en la cocina.
Les dejo una felicitación y uno de los nuevos logos del blog

martes, 16 de diciembre de 2014

Far bretón



Con esta receta de hoy completamos el trío de tarta-flans típicas de Francia.
Se llaman así porque son como un flan al que se le añade harina.
El trío está compuesto por dos que ya hemos publicado, la Flonyarda y elCafloutis, y el que publicamos hoy, el Far Bretón.
Como su nombre indica es un postre típico de la región de la Bretaña francesa y es poco conocido por aquí.
El Far original no lleva ninguna fruta, pero con posterioridad se ha ido haciendo más frecuente la adición de ciruelas pasas. Tanto es así que hoy en día todas las recetas de Far bretón que se pueden encontrar en la red llevan esa fruta.
Al igual que los otros dos su nombre ya indica que lleva, así la Flonyarda siempre lleva manzana y el Cafloutis siempre lleva cerezas. Por eso es un oxímoron el decir Flonyarda de manzana o Cafloutis de cerezas. O por poner otro ejemplo la Tarta Tatin siempre será de manzanas.
Lo cual no quita que se puedan elaborar de otras frutas, por ejemplo encontramos Flonyarda de peras, Cafloutis de ciruelas y Tatin de melocotón, plátano u otras frutas. Igualmente nuestro Far se podría hacer de orejones (Albaricoques secos) o de uvas pasas.
Es una receta de fácil elaboración, la única complicación es que al llevar mucha leche se dificulta la cocción y suele requerir mucho tiempo de horno. El mío estuvo un poco más de una hora y por eso tiene ese aspecto tan tostado de la foto, como siempre la forma de saberlo es con cuchillo con el cual pinchamos y si sale seco ya está, por lo tanto es cuestión de ir vigilando cuando ya llevamos unos 45 minutos.
Para preparar esta receta me he basado en dos que encontré por la red, una de la web Nutrición y recetas y la otra en el blog de María Lunarillos. Ambas recetas pese a llevar casi los mismos ingredientes varían bastante en cuanto a cantidades. La de Nutrición y Recetas utiliza té para mojar las ciruelas pasas y después añade el ron. En cambio en la otra las remoja directamente en ron que luego añade a la masa. También difieren mucho en la cantidad de leche, desde medio litro a un litro. También se diferencian en la cantidad de harina, de huevos y de ciruelas pasas. En vez de extracto podemos usar una vaina de vaina que abriremos por la mitas y rasparemos para utilizar las semillas.
Así que sabiamente hice una mezcla de ambas y no salió mal el invento. El resultado fue satisfactorio por lo que se los recomiendo. Espero que les guste, vale la pena y para acabar: vigilen su alimentación.
Vista del interior

martes, 2 de diciembre de 2014

Pies de cerdo en salsa con gírgoles



La receta de hoy probablemente no contará con muchos adeptos, pues es una de aquellas partes del cerdo que no agradan a la gente ya que les da un poco de manía.
Sin embargo la cocina de los despojos y de la casquería es muy abundante en la tradición española. A ella pertenecen platos muy conocidos como los riñones al jerez, los callos y otras, para algunos, supuestas delicias.
Como muchas cosas es cuestión de pareceres, somos reacios a comer algunas cosas porque nos parecen asquerosas y a lo mejor en otras culturas son manjares. Podríamos poner muchos ejemplos como los caracoles que aquí se consumen mucho y en otros países les parecen asquerosos mientras que a cambio se comen insectos fritos.
Reconozco que yo también soy maniático en ese aspecto, me como los callos, los pies de cerdo, el hígado o los riñones, pero soy incapaz de comer sangre frita o intestinos de cualquier tipo. Recuerdo una vez que fui a Madrid, donde son típicos, y me aloje en casa de un buen amigo, cuando llego allí me veo que debajo de su piso había una tienda de “entresijos y gallinejas”, algo totalmente desconocido para mí en aquellos tiempos.
La cuestión es que el plato de hoy es bastante tradicional, aquí en Cataluña se consume bastante y, en plan festivo, es conocido como pies de ministro.
La receta está sacada de muchos sitios y esta versión con gírgoles la vi en una receta del restaurante “Can Travi Nou” de Barcelona.
Las gírgoles (Pleurotua ostreatus) es una seta bastante abundante y que se conoce en castellano como seta de cardo, seta de ostra o más frecuentemente seta de cultivo, esta última denominación es debido a que como el champiñón suele cultivarse artificialmente a partir de sus esporas. Poco hay que decir de la receta, es muy sencilla y el mayor trabajo está en hervir los pies de cerdo, pero con la olla rápida en media hora los tenemos hechos.
Tenía otra receta de factura muy igual, pero en vez de setas llevaba nabos de la Cerdaña. Son unos nabos pequeños de piel marrón obscura o negra y de un gusto muy bueno, pero por aquí difíciles de conseguir.
La receta se puede hacer con otros tipos de setas o si quieren sin ningún añadido. En cuanto al picante aunque en la receta pongo guindilla, yo puse medio pimiento jalapeño fresco de cosecha propia. Como en otras recetas pueden poner lo que quieran o no poner nada, pero un punto de picante les va muy bien.
Una última disquisición, encontrarán esta receta en otros sitios como manos de cerdo, pues existe diatriba en cuanto a cómo llamarlos si manos o pies. Según algunos manos son las delanteras y pies son los traseros. También dicen que son mejores las manos que los pies, vaya usted a saber.
Nada más, a aquellos que les gusten estas cosas que lo disfruten siempre vigilando su alimentación.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Judías verdes en sofrito de tomate

¡ Échame un cable! Nº 16


Muchas veces decimos que lo más sencillo acostumbra a ser bueno y realmente es así, cuantas veces no hemos hecho una receta muy sencilla y hemos obtenido un buen resultado.
La de hoy es una receta sencilla, quizás la segunda receta más sencilla que he puesto después de aquella de garbanzos con tomate. Es tan sencilla que a pesar de haberla hecho muchas veces, pues mi madre ya la hacía, no se me había ocurrido ponerla. Pero el otro día en unas hojas insertas en la revista Semana y con recetas de Arguiñano salía.
Muchas veces Arguiñano hace recetas muy simples, las adorna un poco para hacerlas diferentes y ya está. La receta es básicamente como la hacía mi madre, solo varía en la adición de ajos y las laminas de jamón serrano de adorno.
Poca cosa hay que añadir explicando esta receta pues de puro fácil no admite muchos comentarios. El único que quiero hacer es que tengan cuidado al hacer el jamón al horno y no se les quede tostadísimo como me pasó con las primeras lonchas que hice, se trata solo de secarlas y que queden ligeramente crujientes.
En la foto han quedado de un color un poco raro, pero es cuestión de foto y no he podido arreglarlo.
Así pues les dejo con la receta y como dice Arguiñano vigilen su alimentación que por la boca entra la salud y la enfermedad.

viernes, 14 de noviembre de 2014

2 Aperitivos 2 Chorizo a la sidra y queso brie frito



Estoy preparando una comida para unos amigos, una comida de aquellas con enjundia y estoy comenzando a preparar los platos para que el día que tenga que volver a hacerlos no me encuentre con sorpresas.
Quiero empezar con un ligero vermú de bienvenida aprovechando que tengo un vermut muy bueno y poco conocido, es el vermú de Casa Mariol. Una bodega de toda la vida que vendía vinos y vermú a granel y que ahora lo embotella y vende en su tienda de Barcelona y online. Es muy bueno, elaborado con vino de uva macabeo y el surtido de hierbas secretas de todo fabricante de vermú. Es el típico vermú que íbamos a comprar a la tienda o que tomábamos en los bares, el vermú de la casa.

Para acompañar este aperitivo he realizado estos dos aperitivos, uno clásico de toda la vida: los chorizos a la sidra y el otro más moderno: el queso brie empanado y frito.
Del primero solo decir que nada más lleva dos ingredientes, chorizos y sidra. Por eso hay que utilizar buenos materiales. Yo utilice chorizos frescos de esos para barbacoa y aunque en la foto se ven enteros, los serviré cortaditos a rodajas, como en la foto de la ración. La otra opción es comprar esos chorizitos frescos pequeños que venden ya para aperitivos. La sidra debe ser natural, no la que lleva gas ni la champanizada. No confundir con los chorizos a la diabla que se hace el chorizo con alcohol.
La otra receta es también muy sencilla y también requiere que utilicemos un buen queso brie, no tiene que estar muy maduro pues se desharía mucho al freír. También se puede utilizar camembert u otro queso similar. Aunque con el camembert tengo que hacer una receta al horno de Martín Berasategui y que realizó en el programa de Robin Food hace algún tiempo. El secreto de este plato está en conseguir que al momento de freír no se nos deshaga el queso, por eso yo recomiendo que una vez rebozado se meta en el congelador un tiempo y así quede más firme.
La comida continuará con un entrante muy bueno y un segundo de carne acompañada de un gratin dauphinois y de postre una panacotta con caramelo de fruta de la pasión. Un festín por todo lo alto que iremos viendo en próximas entradas. Hasta entonces cuídense y por favor: Vigilen su alimentación.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Marmitako de atún



Hoy una receta que hace tiempo que quería hacer, el marmitako. Un guisote que de solo pronunciarlo se te llena la boca, ideal para estos primeros fríos que no han llegado de improviso cuando estábamos acostumbrados al buen tiempo.
El marmitako es uno de los guisos más conocidos de la cocina vasca, parece que nace como un guiso de pescadores que se hacía en las barcas de pesca, como los suquets catalanes y otros. El nombre deriva de la palabra castellana marmita. El más conocido es el de atún, pero también se hace mucho con bonito.
Lo he hecho con atún pues no encontré bonito y el atún estaba relativamente bien de precio. Se puede usar unos tacos que venden congelados.
En la red encontrarán multitud de recetas de este plato, pues es muy popular. En mi caso he utilizado una receta de David de Jorge, más bien de su mujer. La receta salió en el último programa de la última temporada de Robin Food en la televisión vasca, después se ha pasado a Telecinco, lo que le dará mayor audiencia, pero los programas que he visto hasta la fecha son repeticiones de recetas que ya había hecho en su anterior etapa. Por cierto que Arguiñano comenzó también en la cadena vasca y al conseguir notoriedad pasó a la primera, después a diferentes cadenas y así veinte años haciendo recetas. Un monstruo.
La receta original lleva pimentón de la Vera picante y un chile fresco, como ya he explicado a mi mujer no le gusta el picante así que utilicé pimentón de la Vera dulce y no puse el chile. También en origen David de Jorge usa pimientos choriceros secos que remoja en agua y saca la pulpa. Yo he usado un bote de carne de pimiento choricero que venden ya hecha, no es difícil encontrarla, las marcas que conozco son Zubia, la mejor, y JR. Si no lo encuentran seguro que encontrarán pimientos choriceros secos o ñoras que también sirven.
También en el programa elabora el caldo que luego utiliza para el guiso, yo he tirado de brick para facilitar la confección, si se lo quieren hacer utilicen una cabeza de merluza y algún otro pescado, cebolla, zanahoria, puerro, un par de ajos, un chorro de vino blanco, preferible txacoli, y agua.
Verán que es sencillo de elaborar y en un plis plas lo tienen hecho y….
Vigilen su alimentación.

lunes, 10 de noviembre de 2014

Gratinado de corazones de alcachofa y tomates



Llevo una temporada sin publicar nada y eso no puede ser, así no llegaré a las 200 recetas que me establecí de logro para este año. Pero la verdad es que he estado muy ocupado con diferentes cosas, a ver si ya pasadas estas me dedico de pleno.
Y para continuar nuestro recetario una de sencilla que encontré en una tienda de congelados que visito para comprar y que es de una cadena, La Sirena.
La receta es muy sencilla y se puede elaborar en poco tiempo, si partimos, como yo hice, de corazones de alcachofa congelados la podremos hacer todo el año y ahorraremos bastante trabajo al no tener que pelar las alcachofas. Si hacen la receta en la época de alcachofas deberán pelarlas y dejar solo los corazones.
No requiere ingredientes especiales y si queremos la podemos “customizar” a nuestro gusto añadiendo otras especies como por ejemplo albahaca fresca o quizás salvia. Yo me he limitado a hacerla tal cual y quizás en otra ocasión introduzca cambios. También les dejo a ustedes hacerlos. Para gratinar utilicé una mezcla de cuatro quesos, pero aquí también pueden utilizar la que les apetezca.
Como hay poco más que explicar vamos al lio y no perdamos tiempo, a pesar de su sencillez da un resultado estupendo.
Solo recordarles que: Vigilen su alimentación.

jueves, 9 de octubre de 2014

Bacalao a la ampurdanesa



Esta es una receta que hace tiempo que  quería hacer desde que la vi en el libro de la PYSME que comentamos aquí.
La tenía pendiente y hace unos días repasando un libro de cocina catalana de hace unos años me la volví a encontrar, esta vez en una versión del restaurante barcelonés Chicoa. Antes de la moda de la cocina vanguardista y la tecnogastronomía era uno de los restaurantes  de moda y sigue siendo uno de los clásicos de Barcelona. Su especialidad es el bacalao.
La especialidad en bacalao y el nombre dan a entender un origen vasco, pero no lo tiene en absoluto, el cocinero y dueño, Joan LLobet, es catalán y el nombre no es vasco, es un pueblo de Mozambique sin ninguna relación, al parecer fue escogido por que le sonaba bien.
El Empordà es una comarca de Catalunya conocida por diferentes facetas entre ellas la gastronomía y el vino. La capital es Figueres, conocida entre otras cosas por el museo Dalí y el museo del juguete. Del Empordà era Josep Pla, gran escritor y amante de la buena cocina.
La receta es fácil de elaborar y no presenta grandes problemas de confección o de ingredientes, entre las pocas aclaraciones está la de usar un vino blanco seco y no ácido. Usé bacalao ya desalado, sino habrá que hacerlo, ya saben cómo: sumergirlo en agua fría por 24-36 horas cambiando el agua cada 12 horas.
Nada más que la coletilla habitual: Vigilen su alimentación.

miércoles, 8 de octubre de 2014

Entrada Nº 200. Lingüini con salchichas y alcachofas baby confitadas



Entrada 200, que no es lo mismo que 200 recetas, hay también algunas entradas de libros, pero no está mal, espero acabar el año con las 200 recetas completadas y alguna más y el año que viene a por las trescientas.
En el blog de Mikel Iturriaga, El comidista, colabora desde hace un tiempo Mónica Escudero. Antes tenía una participación menos relevante, aparecía como “moderadora de comentarios”, pero ahora escribe algunos de los artículos que aparecen en el blog.
La sección que lleva ella es la de la receta invitada, donde se publican recetas que los lectores envían y que ella prueba y, a veces, modifica algo.
De esta sección es la receta que publico hoy y que fue enviada por unos amigos de la escritora que se llaman Fran Carmona y Laia Moret. La receta me pareció interesante por los ingredientes, sobre todo por la adición de las alcachofas. Todo ello y mi afición por la pasta hicieron que la guardara para hacerla un día y ya llegó ese día.
Recomienda utilizar alcachofas confitadas en aceite bien hechas por uno o sino de bote. También se puede hacer con alcachofas al vapor. En cuanto a la carne la receta original era con butifarra, yo utilicé salchichas de ternera y cerdo. Apunta y lo tengo en cuenta para una próxima vez, que puede utilizarse butifarra dulce o del Perol o negra e incluso, y este el dato que me apunto, morcilla de cebolla.
Cuando la haga os lo diré y quizás la publique como una nueva entrada.
De alcachofas utilice una tipo baby que encontré congeladas y quedan muy bien, las hice confitadas en aceite y aunque requiere gran cantidad del mismo no hay que preocuparse porque se puede guardar y utilizar para otros menesteres.
La pasta, ella espaguetis, yo lingüini y ustedes la que quieran siempre que sea una pasta larga: las mencionadas o bucatinis, tallarines, parpadelle, etc.
No hay más misterios que los de siempre, buenos ingredientes y un poco de amor.
Falta lo de siempre: Vigilen su alimentación.

martes, 7 de octubre de 2014

Pollo Korma



El pollo Korma es uno de los curris indios más conocidos, recordemos que en la India un curri no solo hace referencia a la mezcla de especies que todos conocemos sino que se refiere a un plato de pollo, carne, pescado o vegetales cocinado con muchas especies.
Existen muchas recetas de pollo Korma y pueden encontrar en la red variedades miles, yo me he basado en tres recetas que tenía: una del blog estoyhechouncocinillas, otra del libro” Los 50 mejores curris de la India” el cual ya habíamos reseñado aquí y por último otro libro “Cocina hindú” de la editorial Parrangon y que no lleva autor.
Como todo curri lleva un montón de especies, pero no son difíciles de encontrar, la única es el garam masala que a su vez es una mezcla de especies, se puede encontrar en tiendas de productos asiáticos y también online en varias tiendas de especies. Si no lo encuentran les diré que en su composición entra la canela, el clavo, la nuez moscada, la pimienta y el cardamomo.
Como grasa la receta original lleva ghee que es una mantequilla clarificada, pero que podemos sustituir por aceite de oliva no muy fuerte o girasol.
Finalmente como en todos los curris falta el elemento ácido que lo aporta el yogurt y un poco la leche de coco. Dan acidez y un poco de grasa.
La receta se suele hacer con pechuga de pollo cortada en trozos, pero pueden utilizarse otras partes. En este caso yo utilicé pollo troceado pequeño que compro en la cadena de productos cárnicos Bonarea, también se podría utilizar contramuslos y muslos sin hueso troceados que quedará más gustoso que la pechuga.
En cuanto al picante ya saben ustedes que los platos indios suelen ser picantes, pero nosotros podemos variar esa intensidad a nuestro gusto. En el libro antes citado de los 50 curris muchas recetas empiezan con 5 o más chiles verdes y alguno de rojo, yo imagino que esos chiles verdes no son tan picantes como los nuestros porqué si no no habría quien se los comiera. Yo utilice un poco de cayena, solo un poco, pues si bien a mí me gusta lo picante a mi mujer no y tengo que hacer las comidas en un punto de equilibrio.
Para acompañar lo mejor es un arroz blanco del cual tienen la receta en la sección de trucos.
Como siempre la coletilla: Vigilen su alimentación.

lunes, 29 de septiembre de 2014

Coca de cabello de ángel

¡ Échame un cable ! Nº 15

Hoy haremos una receta del curso de cocina al que fui recientemente, se trata de una receta sencilla, pero eficaz y golosa.
Claro que podría hacer la chulería de poner ingredientes y procedimiento para hacer la pasta de hojaldre y el cabello de ángel, pero no lo haré porqué en este curso se trataba de hacer recetas fáciles. Quién quiera puede encontrar en la red varias recetas de masa de hojaldre (En el blog de María Lunarillos encontrareis una de sencilla) y para el cabello de ángel. Así que si quieren pueden hacerlo, les aviso que no es difícil, pero sí lleva bastante trabajo.
Yo seguí la receta del curso y me tiré a lo fácil: compré los ingredientes ya hechos. Por ciento que el hojaldre lo compré en una casa de congelados que venden por catálogo y te lo traen a casa, pero mi sorpresa fue que creyendo que me enviaban una placa venían cinco de pequeñas, así que hice la coca en porciones individuales, pero la receta está hecha pensando en placas de hojaldre grandes, pueden comprarlo fresco o congelado, eso sí recomiendo que sea rectangular, queda mejor.
El cabello de ángel preparado lo pueden encontrar en pote o lo mejor es recurrir a una pastelería que lo vendan suelto, esta es la opción que yo hice.
Poca cosa más, háganla y no se arrepentirán, puede servir para un domingo o un día cualquiera o para San Juan.
A la capa superior verán que haremos unos cortes, esto es para permitir la salida de la posible evaporación de agua y un poco como decoración. Lo ideal sería pasarle a esta segunda plancha uno de esos rodillos que nos permiten hacer enrejados, pero como no tengo hice los cortes.
Ah! Vigilen su alimentación.

domingo, 28 de septiembre de 2014

Espárragos trigueros con salsa romesco




Antes que nada deseo hacer un minuto de silencio por la muerte de mi ordenador, eso me ha mantenido alejado de mis seguidores (¿Hay alguno?). Ahora con uno de nuevo en el que me pierdo con el dichoso Windows 8 ya estoy de nuevo dando la guerra, así que vamos con la receta de hoy.
Muchas veces para comer nos hacemos de primero unos espárragos trigeros a la plancha, es un plato que puedo hacer todo el año ya que lo compro congelado y no necesito estar pendiente de la temporada.
Normalmente los comemos simplemente hechos a la plancha sin acompañamiento alguno, otras veces hago una vinagreta a base de aceite, vinagre, mostaza y alguna especie. Pero el otro día hablando con mi hermano me comentó que a veces los ha comido en un restaurante que frecuenta con salsa romesco y pensé que tenían que estar buenos, así que esta vez los he hecho así.
La salsa romesco es una de las salsas más conocidas de la cocina catalana, su origen está en la provincia de Tarragona y el nombre deriva del mozárabe remescolar que significa mezclar cosas. Se utiliza para muchos platos: bien para acompañar  carnes o pescado, a veces verduras, otras entra en la composición del plato como el pescado en romesco, pero quizás su uso más conocido sea como acompañamiento de los calçots.
En este último caso también se utiliza una salsa muy parecida llamada salvitxada (De salsa y bitxo que es un tipo de guindilla), también existe otra variante que se utiliza para la ensalada llamada xató y que veremos otro día.
Como todas las salsas populares no existe una única receta sino que cada familia tiene la suya, pero básicamente se compone de tomates asados (Escalivados), ajos también asados, almendras, vinagre, sal y algo de picante. Muchas veces se le añade ñoras (Pimiento choricero) o pimentón. Por sus componentes ya vemos que no es una salsa muy antigua, se conocen referencias del siglo XVII, que es un cuando el tomate venido de América se populariza.
Yo les voy a dar la receta que hacía mi madre y que le enseñó un amigo mío, que a su vez había conocida la receta de su familia. He hecho alguna variante de la receta de mi madre, por ejemplo: utilizo pimentón de la Vera que le da un gusto ahumado muy bueno y si quieren que la salsa pique un poco usen la variedad picante. No suelo poner ñora. Las almendras pueden usarse  crudas, pero mejor que sean tostadas, pero sin salar. El aceite que no sea demasiado fuerte qué no enmascare el gusto de la salsa. La cantidad de vinagre a gusto del consumidor, pero no debe haber mucho que nos resulte una salsa avinagrada. Una vez hecha se conserva bastante bien en la nevera unos cuantos días, nunca he probado a congelara, algún día lo haré.
Pueden variar elementos, los básicos son el tomate, los ajos y las almendras, a partir de ahí todo vale como en las peleas barriobajeras.
Pueden utilizarla para muchos otros platos como por ejemplo pescado en salsa o sustituyendo la mayonesa en ensaladillas, para aliñar ensaladas, en fin todos los usos que su imaginación y un buen resultado puedan tener.
Nada más, como siempre vigilen su alimentación.

domingo, 7 de septiembre de 2014

Ensalada de pasta al estilo alemán



En muchos bares, cuando vamos a tomar una cerveza, suelen tener lo que comúnmente se llama ensalada alemana, que es una mezcla de frankfurt troceado, patatas hervidas y pepinillos troceados, todo mezclado con mayonesa. En realidad la llaman así por su similitud con las verdaderas ensaladas alemanas, sobre todo la Kartoffelsalat.
Pero las verdaderas ensaladas alemanas son muy diferentes, los tipos más conocidos son la citada Kartoffelsalat que únicamente lleva patata hervida troceada con pepinillos y una mezcla de mayonesa y mostaza. No lleva nada más.
Otra ensalada típica es la Wurstsalat que es una ensalada a base de salchichas alemanas como la Lyoner, Ringwurst o Bolonia que son una especie de frankfurt pero más gruesos como el bratwurst y que se sirve cortada en finas rodajas acompañadas de cebolla en juliana y una vinagreta, a veces lleva pepinillos en pequeños dados.
Por último la otra ensalada más conocida es la Fleischsalat donde se utilizan finas tiras de carne (Cerdo o ternera) o jamón cocido o el mismo tipo de salchicha pero esta vez cortada en finas tiras o dados y se acompaña de pepinillos en vinagre y una mezcla de mayonesa y mostaza, a veces se suelen poner un poco de cebolla en daditos.
Naturalmente todas ellas son susceptibles de diferentes variantes según la región. Sin embargo aquí en España, como decía al principio, lo que solemos llamar ensalada alemana es esa mezcla de Kartoffelsalat y Fleischsalat y utilizamos frankfurts en vez de esas salchichas gruesas alemanas.
Sin embargo podemos hacer una variante de esa ensalada alemana a la española en la que sustituimos la patata por pasta y así no es tan pesada.
De pasta he utilizado hélices, pero se podría utilizar macarrones o pajaritas, pasta larga no, solo corta. Los frankfurts que sean de calidad, no pongamos marcas blancas, yo usé unos de la casa Schara que son muy buenos, también podemos utilizar bratwurst o similar. Si tienen alguna charcutería alemana cerca aprovechen y compren alguna salchicha buena.
Puse algo de cebolla, pero muy poca, no quería que se notase mucho.
En fin, un plato sencillo y de gran alimento, háganla y como siempre vigilen su alimentación. Al final les pongo un par de fotos de mi "plantación de jalapeños".

sábado, 30 de agosto de 2014

Flammkuchen o Flammenkeuche



La Flammekeuche o Flammkuchen o en francés llamada tarta flambée es un plato típico de las regiones de Alsacia en Francia y del Palatinado y Baden en Alemania.
Es lo más parecido a una pizza sin serlo, de hecho hace tiempo que la había comido muchas veces en una cadena de pizzerías francesa pero que la llamaban pizza Capri, pero los ingredientes eran los mismos. Más tarde conocí su nombre real y ahora se las ofrezco.
Es muy sencilla y rápida de realizar, pero tiene un sabor genial. Su origen según se cuenta está en los principios del siglo 20 y comenzó con unas finísimas tortas de pan que se utilizaban para tantear la temperatura del horno donde después se cocería el pan. Luego surgió la idea de aprovechar esas tortas poniendo diferentes ingredientes sencillos. De ahí pasó a convertirse en un plato reconocido y adoptar la fórmula tradicional con la que se conoce hoy en día.
Por tanto en un principio la masa utilizada se hacía a base de harina y agua solamente, actualmente se utiliza una masa muy parecida a la de la pizza y la propuesta mía es a base de utilizar una base de pizza de las que venden ya hechas.
Pueden ustedes usar las formulas que hay por la red para preparar la masa, pero creo que no vale la pena, pues podemos encontrar bases de pizza bastantes buenas. Yo he utilizado la finísima de La Cocinera que es rectangular, pero puede usarse la redonda, incluso se podría hacer con una base de hojaldre.
Los ingredientes son pocos y por eso debemos usar de buenos, los lardones son tiritas de bacon que venden ya cortadas y que se utiliza mucho en la cocina francesa, si no los encuentran utilicen el bacon en tiras y hagan pequeñas tiras. La nata a emplear debe ser una crema un poco espesa y se puede hacer también con crème fraiche. Al ser una masa fina hay que tener mucho cuidado con el horno que no se nos queme.
Vamos con ella y como siempre vigilen su alimentación.

INGREDIENTES:
Para 2-3 personas
- 1 base de pasta para pizza, redonda o cuadrada
- 2 cebollas tiernas medianas
- 200 gr de lardons
- 30 cl de nata líquida espesa

  PREPARACIÓN:

Precalentar el horno a 240ºC.
Pelamos y cortamos las cebollas por la mitad y cada mitad vamos cortando como para juliana. Una vez cortada separaremos las láminas de cebolla para poderlas repartir bien.
Extendemos sobre la placa de horno la base de la pizza usando el papel en que viene como base. Repartimos uniformemente la cebolla y los lardones.
Terminamos bañando la preparación con la nata líquida, no hace falta poner sal pues los lardones ya son suficientemente salados.
Metemos la placa al horno y horneamos de 5 a 10 minutos vigilando que no se queme.
Tradicionalmente se lleva a la mesa troceada y cada comensal coge su parte y se la come a mano sin cubiertos.
Puede servir de primero o para una merienda o una cena ligera. Incluso podría cortarse en trozos pequeños y utilizarlos de canapé. Servir caliente.

viernes, 29 de agosto de 2014

Ensalada de bacalao con anchoas y alcaparras



 En Cataluña tenemos un plato de bacalao muy típico que es la esqueixada, consiste en una ensalada de tomate, cebolla y bacalao desalado crudo y desmigado, que es de donde le viene el nombre, pues esqueixar en catalán es, más o menos, desmigar.
Pero no voy a presentarles una esqueixada típica, si no una variante que encontré en una receta del “espai del consum”, un blog de los supermercados Esclat y Bonpreu. Es una ensalada con una variedad de elementos que forman un conjunto armónico que por separados no lo parecerían.
El bacalao que usé lo compré ya desalado y desmigado, pero pueden partir de lomos de bacalao salado y desalarlo según lo usual, retirarle la piel y desmigarlo.
La olivada no es más que las aceitunas sin hueso finamente triturada y mezclada con un poco de aceite, se encuentra a la venta olivada verde o negra según la aceituna de la que se parte. Si al triturar las aceitunas añadimos algunas alcaparras y anchoas tendremos la famosa tapenade, exquisita mezcla para hacer canapés.
Es una ensalada que se puede hacer al momento y que es mejor comer fresquita, no se guarda bien o sea que hagan para la comida del momento.
Vamos con ella y como siempre vigilen su alimentación.

jueves, 28 de agosto de 2014

Espaguetis negros a la marinera



Hacía días que había comprado unos espaguetis al nero de sepia para hacer una receta de pasta con pescado según una que había visto, pero el día que quise hacerla no encontré la receta, así que improvisé e hice esta pasta con sepia y unos langostinos.
Quedó muy buena y es fácil de hacer, la pasta es importante y por tanto compren una marca buena, los que yo usé eran de Carrefour, pero de la línea tradición que tiene más categoría, para mi gusto costaban un poco de cocer y quedaron un poco duros.
Pruébenla y hagan las variaciones que crean convenientes, pues da juego a utilizar diferentes combinaciones de pescado. Por ejemplo, a más de la sepia y los langostinos se podría añadir rape en trocitos o sustituir la sepia por chipirones pequeños, etc.  
No hay muchas explicaciones que dar, excepto que utilicé salsa de ostras para reforzar el sabor marino del plato, se puede encontrar fácilmente en supermercados. La salsa es una especie de salsa americana.
Nada más, que les aproveche y vigilen su alimentación.

miércoles, 20 de agosto de 2014

El perfeccionista en la cocina



Hoy no hablaremos de un libro de recetas, hablaremos de un libro sobre aficionados a la cocina. Se trata del libro “El perfeccionista en la cocina” del escritor inglés Julian Barnes.
Julian Barnes es un escritor muy conocido que ha escrito muchos libros, principalmente de humor sobre temáticas muy variadas. Entre sus libros más conocidos en España están “El loro de Flaubert”, “Inglaterra, Inglaterra” y otros.
Buen aficionado a la buena comida un día decidió dedicarse a cocinar en su casa y empezó a leer libros recetas y a intentar aplicar esos conocimientos, pero al ser un amateur se encontró con diferentes dificultades que le hacían no obtener los resultados deseados.
El título original en inglés es “The pedant in the kitchen” que bien podríamos traducir como “El pedante en la cocina”, pero pedant además del significado de pedante en español, tiene otro significado en inglés y es el de denominar a aquella persona excesivamente interesada en los formalismos y la precisión. No exactamente un perfeccionista, pero muy cerca.
Este es el caso del escritor cuando empezó con la cocina que pensaba que las recetas eran casi formulas matemáticas y encontraba problemas que a veces también encontramos nosotros, ¿Porqué cuán grande es una cebolla mediana?, ¿Qué significa fuego medio?, ¿Cuánto cabe en una pizca?, ¿Cuánto tiempo es cocinar hasta que esté hecho?
En fin que en el libro y en tono jocoso nos habla de estas dudas que se le plantean al aficionado como él, un tiquismiquis de la cocina, a quién le gustaría hacerlo todo perfectamente. Hasta llegar a la conclusión de que hay una gran distancia entre la receta y su resultado final, el plato deseado, del cual esperamos que como mínimo no envenene a nuestros invitados.
Despotrica de los libros de recetas que le llevan a todos esos, para él a veces, caminos sin salida que intenta resolver con improvisaciones que en ocasiones hasta le salen bien.
No propone recetas, pero habla de algunas de ellas y las compara en diferentes libros qué y para una misma receta varían los ingredientes o los métodos.
Todo ello explicado de una forma humorística y divertida, pero que muchas veces te hace recordar situaciones por las que todos nosotros aficionados con mayor o menor maña hemos pasado. Por ejemplo: en una receta se encuentra con que hay que añadir perejil, perifollo y estragón picado, pero sin especificar cantidades y entonces aplica la regla 15b del perfeccionista: cuándo no se especifican cantidades hay que echar mucho de lo que más te gusta, menos de lo que no te mola y nada de lo que no te apetece.
Este hombre disfrutaría con las recetas de Martín Berasategui que siempre da las recetas con todos los ingredientes especificados en gramos, incluyendo la sal y el aceite.
Les recomiendo este libro, reirán mucho y descubrirán que no estamos solos en esos pequeños problemas que tenemos al seguir la receta de alguien y vemos las imprecisiones en las cantidades o a veces que se indican ingredientes que luego no aparecen en el procedimiento.
Vale la pena, lo recomiendo.

El perfeccionista en la cocina
Julian Barnes
Ed. Anagrama
ISBN 84-339-7101-8
15 euros

Rodaballo al horno 4ª ANIVERSARIO

Hoy es el 4º aniversario de este blog que lleva una temporada bastante descuidado, siempre me digo de cuidarlo más, pero la vida a ve...